Metales

COMERCIO DE CFDS CON PRODUCTOS BÁSICOS - Metales preciosos

El comercio de productos básicos en virtud del Contrato por Diferencia (Contract For Difference/CFD) es un acuerdo entre un comprador y un vendedor para comerciar no con el producto real, sino con la diferencia en el precio del producto. El comercio de CFDs con productos básicos requiere que los inversores especulen sobre el aumento y la caída del instrumento comercial.

La belleza de negociar CFDs en los productos básicos es que el operador no está comprando el activo subyacente, por lo tanto, no está recibiendo la entrega del mismo. El comercio puede tomar una posición corta o larga. Esto implica que el operador espera que el precio disminuya (posición corta) o espera que el precio aumente (posición larga). Y, de cualquier manera, todavía puede ganar.

Por lo tanto, los operadores de CFDs en los productos básicos disfrutan de una mayor flexibilidad. Esto les da más oportunidades de beneficiarse del movimiento del mercado. Al mismo tiempo, corren un mayor riesgo de perder al tomar una posición larga o corta sobre el precio de un producto.

Producto comercializado frecuentemente

Los productos que se comercializan con mayor frecuencia se encuentran en los sectores de metales, energías y productos blandos. El sector de los metales incluye productos como el oro, la plata y el cobre, mientras que el sector de la energía tiene petróleo y gas natural. Los productos como el cacao, el café y el azúcar se encuentran en el sector de los productos blandos.

Conceptos básicos de ofertas de CFD en productos básicos

Primero Usted debe elegir su producto. Esta elección generalmente se realiza en función del precio de la unidad de la mercancía. Lo siguiente será el tamaño de su oferta preferida. Esto está determinado por el apalancamiento, que puede permitirle comprar muchas veces más productos con su inversión.

Una cosa importante es la dirección. Para obtener una ganancia al negociar CFDs en productos básicos, debe poder predecir la dirección de negociación correctamente. Tendrá que comprar si cree que el precio del producto aumentará, y vender si cree que caerá. En este momento, es seguro cerrar el trato y tomar su beneficio, que es el margen de aumento o caída. Veamos el oro como el producto básico elegido y mostremos cómo comerciar con CFD en él.

Comercio de CFDs sobre metales preciosos - Oro

El comercio de oro se remonta al año 2000 aC, el momento histórico durante el cual los egipcios comenzaron a extraer la mercancía desde el fondo de los ríos en forma de pepitas o piezas pequeñas. Más tarde se convirtió en un medio de intercambio como moneda emitida por la autoridad monetaria de un país. Aunque descartado al comienzo de la Primera Guerra Mundial por economías poderosas, este comercio se ha convertido en una mercancía muy solicitada que se comercializa en línea.

Los principales beneficiarios del comercio de CFDs con oro son los comerciantes, no el inversor. Los comerciantes obtienen ganancias cuando el precio del oro cambia durante la duración del contrato. No requiere la compra de los activos subyacentes. Debido a la naturaleza de los CFDs, puede haber venta corta y comercio con margen.

Los operadores en CFD en oro deben tomar en cuenta los siguientes factores que influyen en el precio del oro para conocer la posición comercial que deben tomar:

Demanda y oferta: Usted debe observar lo que está sucediendo con la producción y fabricación de joyas porque las fuerzas económicas de la demanda y la determinación de la oferta y el precio son una fuerza constante aquí.

Sentimiento del mercado: durante un momento de inestabilidad política en un importante mercado de suministro de oro, es probable que haya incertidumbre global y, por lo tanto, habrá incertidumbre en el aumento de los precios del oro.

Volatilidad del mercado: cuando el mercado es más volátil y los mercados de materias primas son impredecibles, el oro puede ser una inversión de refugio.

Valores de divisas: el valor del dólar estadounidense ejerce una poderosa influencia sobre el valor del oro.

Abrir una cuenta real